Para negociar el precio de un coche de segunda mano no necesitas hacer cursos de persuasión y ventas, solo saber si el coche realmente vale lo que te piden y detectar si es una buena oportunidad. Para ello tendrás que llevar el coche al mecánico, comprobar sus cargas en la DGT y mirar si su valor corresponde con el que se le suele dar a modelos parecidos.

Sin embargo, para unos la negociación es tan fácil como respirar, y para otros toda una pesadilla. Por esta razón hoy vamos a descubrir cómo puedes negociar con el vendedor de un coche de segunda mano y lograr el mejor trato. 

Negociar el precio de un coche de segunda mano

Veamos ahora, punto por punto, todo lo que puedes hacer para negociar y rebajar el precio de un coche de segunda mano. 

#1 Lleva el coche al taller

Llevar el coche al taller es casi obligatorio para cualquier compra de vehículo usado. Importante: elige tú mismo el mecánico, ya que si lo elige el comprador podría haber un acuerdo entre ellos.

Un buen mecánico experto revisará el automóvil y podrá decirte cuál es su estado. Incluso podría comprobar si el cuentakilómetros ha sido trucado para que parezca que el vehículo tiene menos rodaje. Después de la revisión podrás saber si el coche necesita reparaciones. De ser así, tienes dos opciones: puedes decirle al dueño que las repare o no hay venta o puedes ofrecerte a repararlas tú mismo siempre que haya una rebaja en el precio. 

Te recomendamos que, además de ir al taller, pruebes a conducir el vehículo tú mismo/a. En tan solo una hora de conducción puedes comprobar si tiene algún defecto, ruido extraño o si hace cosas que no son normales.

#2 Pide un informe de cargas en la DGT

El segundo paso que debes dar es conocer el historial del vehículo. Nunca se sabe si el coche es robado o tiene mucho más kilómetros de los que el dueño dice, y con los informes de las cargas se puede comprobar.

Solo tendrás que ir a una oficina de la Dirección General de Tráfico o bien dirigirte a su página web oficial. 

La DGT pone a disposición del que lo pida 6 informes, de los cuales 1 solo puede pedirse si eres el titular. Estos informes son: reducido, completo, de datos técnicos, de cargas, vehículos sin matricular y vehículos a mi nombre. 

De todos ellos solo el informe reducido es gratuito, pero en él figura la primera fecha de matriculación y las posibles incidencias que el vehículo pudiera tener y que impedirían su circulación. El resto tienen un coste cercano a los nueve euros.

#3 Haz las comprobaciones del estado del vehículo tú mismo

Vale, ahora ya sabes la opinión de un profesional y también tienes a tu disposición el historial del vehículo. La información es poder, ¿no? ¡Pues a por más información! Toca que compruebes con tus propios ojos cómo está el coche. En este artículo te indicábamos las 15 comprobaciones que debes hacer antes de comprar un coche de segunda mano.

Estas son:

  • Kilometraje: es esencial saber si el vehículo ya lleva muchos kilómetros rodados antes de adquirirlo.
  • Libro de Mantenimiento y facturas. El libro de mantenimiento te dirá si el antiguo dueño ha estado llevando el coche al mecánico, y, por lo tanto, lo tiene en buen estado.
  • Estado de la carrocería. 
  • Estado de la pintura.
  • Juntas.
  • Llantas y neumáticos.
  • Motor: es importante saber si el motor es viejo y da problemas, pues es la pieza más cara de toda la maquinaria. 
  • Bajos del coche.
  • Puertas y lunas. ¿Se observan roturas en las lunas? ¿Las puertas funcionan con normalidad?
  • Cinturones de seguridad.
  • Frenos.
  • Combustible. Ahora mismo es mucho más caro el diesel que la gasolina, por lo que deberías fijarte en qué combustible usa el coche para saber si te costará más de lo normal alimentarlo. 
  • ITV: muy importante, si el coche está próximo a pasar la ITV quizás convenga esperar a que lo haga antes de comprarlo. 

#4 Pon sobre la mesa el impuesto de Transmisiones Patrimoniales

Cuando se cambia la titularidad de un vehículo hay que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que, dependiendo del modelo del vehículo y de su antigüedad, puede costar entre los 200 y los 2.000 euros. Puedes decirle al vendedor que, teniendo en cuenta esto, te rebaje el precio, ya que serás tú la persona que tenga que pagarlo y correr con todos los gastos de la gestoría.

Como hacer que te bajen el precio de un coche | Wolabu Marketing Digital

#5 Compara el precio del coche usado con el de otros modelos similares

Ve a internet e introduce el nombre y modelo del vehículo para compararlo con otros coches parecidos. Si ves que el precio es similar, puedes negociar una pequeña rebaja, pero también sabrás que el vendedor no se está sobrepasando. También puedes tasar gratuitamente un coche a través de diferentes herramientas que ofrecen webs de venta de coches de segunda mano. Solo tienes que introducir ciertos datos, como la marca del coche, el modelo y la matriculación para conocer el precio estimado del vehículo.

#6 Descubre por qué el vendedor quiere deshacerse del vehículo

Siguiendo con el lema “la información es poder”, si descubre por qué el dueño del coche quiere vender podrías tener ventaja en la negociación. Si, por ejemplo, sabes que es porque atraviesa un momento de necesidad económica puedes ejercer una posición dominante en la negociación. 

Ahora bien, está feo aprovecharse de las necesidades de los demás. Lo ideal sería que descubrieras que el vendedor quiere deshacerse del vehículo YA porque quiere comprarse otro mejor y tiene prisa por cambiarlo. 

Una vez hayas recolectado todos estos datos tendrás una sólida base sobre la que negociar. Si has descubierto que el coche está en perfecto estado, que no tiene cargas y que su precio corresponde con el habitual, perfecto. Quizás puedas pedir una rebajita, pero sabrás que te llevas una buena oferta. Si, por el contrario, descubres que el precio está inflado, puedes sentarte a hablarlo con el dueño y poner las cartas sobre la mesa. Si lo pillas de sorpresa seguro que rebaja el precio del automóvil. 

¿Cuánto se puede rebajar el precio de un coche de segunda mano?

Si sabes negociar podrías obtener una rebaja de más de mil euros en un coche de segunda mano. Todo depende del estado del vehículo y la especulación que el dueño haya hecho con el precio inicial.

De hecho, la OCU calcula que en la compra de un vehículo nuevo puedes llegar a rebajar el precio hasta un 18% si sabes negociar. Y aquí estamos hablando de negociar con concesionarios, que suelen tener la sartén por el mango. Negociar con un particular, además de ser más fácil, suele dar mejores resultados. 

Así es cómo puedes negociar el precio de un coche usado

Como ves, negociar no es tan difícil, solo necesitas armarte de información. Si sigues todos los consejos que te hemos dado podrías conseguir una jugosa rebaja en tu nuevo vehículo. Eso sí, todo depende de que el vendedor de su mano a torcer. Si no lo hace, no desesperes; al menos lo habrás intentado.