Bulldoc » Compraventa coche » 15 comprobaciones a realizar al comprar un coche de segunda mano

Comprar un coche de segunda mano es una excelente opción para aquellos que no quieren dejarse el sueldo en un vehículo nuevo. La mayoría de los automóviles están hechos para durar y no pasa nada si alguien ya lo ha usado antes. Sin embargo, puede que el vehículo que estás a punto de comprar no esté en condiciones de seguir circulando. Si el vendedor es listo, sabrá ocultarlo hasta que hayas realizado la transacción económica.

Por ello, es muy importante realizar determinadas comprobaciones antes de adquirir un automóvil de segunda mano. Puedes ir a un taller para que las realice por ti, aunque muchas de estas revisiones previas las puedes hacer por tu cuenta, ya que son bastante sencillas. Hoy vamos a contarte cuáles son, cómo las puedes hacer y también te daremos algún consejo de profesional para que nadie te time.

Cosas que hay que saber antes de comprar un coche de segunda mano

Antes de ponernos a enumerar todas las comprobaciones que debes hacer a la hora de comprar un coche de segunda mano, vamos a resumir qué deberías saber antes de elegir siquiera el vehículo. El mercado de coches usados está en auge, los vehículos de segunda mano duplican las ventas de los nuevos. Eso los vendedores lo saben (y los timadores) y se aprovechan. Así que atento a estas señales de que algo va mal con ese automóvil al que le has echado el ojo.

No te dejes engañar por el exterior

Todos nos guiamos por el exterior, eso es algo muy humano. Al igual que es más fácil que te enamores de un chico o una chica con atractivo, lo mismo ocurre con los coches. Y ya sabes lo que ocurre cuando solo nos fijamos en la belleza exterior: ¡luego nos llevamos un chasco porque, por dentro, las cosas no son tan bonitas!

Los vendedores de segunda mano se esmeran mucho por dejar el coche impecable por fuera, pero a veces no le prestan tanta atención a los problemas internos. Ya hablaremos en otro apartado del kilometraje, del combustible o de la suspensión, pero cuando vayas a adquirir un vehículo usado, no te dejes convencer solo por la carrocería. Quizás ese Audi tan brillante esconda un oscuro secreto…

Hay mucho timo en internet

No hace falta que lo digamos, pero no está de más recordarlo: hay mucha estafa online, especialmente en lo que se refiere a compraventa de inmuebles o vehículos, que suelen ser productos costosos.

Los timos más comunes pasan por venderte un coche que no existe, que una empresa haga de intermediaria con coches del extranjero solicitando un depósito que no volverás a ver o incluso que el vehículo sea robado.

Realiza siempre un contrato

Una señal de que ahí pasa algo raro es que no haya un contrato de por medio. Sin contrato, cualquier problema que encuentres en el coche no tendrá garantía de nada.

Por otra parte, si has pensado en saltarte la formalidad del contrato para no pagar impuestos (IVA), piensa que es mejor pagar un poco más que quedar desprotegido ante la ley.

No compres sin chequear y probar

Nunca adquieras el vehículo sin hacer las comprobaciones que te vamos a indicar, y mucho menos sin probarlo antes. No sería la primera vez que alguien adquiere un automóvil que ni siquiera arranca.

Negocia

Por último, negocia siempre el precio. Este es un consejo de profesional: los vendedores de vehículos usados no suelen poner el precio justo, sino que lo inflan un poquito para ver si «cuela». Si negocias el precio podrías llevarte una rebaja importante.

15 comprobaciones a realizar si vas a comprar un coche de segunda mano

Comprobación coche segunda mano
Fuente: SeguroPorDias

Kilometraje

La principal duda que suele surgir al adquirir un vehículo usado es si nos la están dando con el kilometraje. Hay trucos para disminuirlo y que parezca que el coche apenas se ha usado. Sin embargo, es muy fácil comprobar el tongo.

Si conoces el año de fabricación del coche puedes compararlo con la fecha actual. De media, un coche consume 20.000 kilómetros al año. Por lo tanto, si el año de fabricación es de hace cinco años y el kilometraje cuenta apenas 50.000 kilómetros… Algo anda mal.

¿No conoces el año de fabricación? Puedes verlo en las llantas, si no las han cambiado, en uno de los laterales. Son unos números que salen en el lateral, en total cuatro cifras. Las dos primeras corresponden al mes de fabricación y las dos últimas al año.

Por último, si el vehículo parece muy desgastado pero cuenta con pocos kilómetros pero el vendedor te asegura que «apenas lo ha usado», también deberías desconfiar. Fíjate, sobre todo, en la palanca de cambios y el desgaste del volante para comprobar la mentira.

Libro de mantenimiento y facturas

Pedir el libro de mantenimiento es una forma de conocer si al vehículo se le han dado los cuidados adecuados, ya que los talleres firman este libro cada vez que pasas por uno. También te permitirá conocer si el kilometraje está trucado. Además, tener el libro de mantenimiento debidamente cumplimentado es un plus para el vendedor, ya que garantiza que el coche está en buen estado.

Ahora bien, hay bandas que han conseguido libros de mantenimientos sellados falsos. Por ello, la mejor forma de asegurarte de que no hay ningún problema es pedir las facturas del taller. De esta manera, hay un 100% de garantía de que no te están engañando.

Carrocería

Como ya hemos dicho, la carrocería es el aspecto del automóvil que los vendedores más suelen cuidar. No obstante, hay desperfectos muy difíciles de ocultar: abolladuras o golpes que requieren que se cambie toda la carrocería, por ejemplo. Puedes preguntarle al vendedor si el coche ha sufrido algún accidente para asegurarte de que está en buen estado.

Una pista que da a conocer que la carrocería está ocultando desperfectos es que se hayan instalado faros, parabrisas o elementos nuevos.

Pintura

En relación a la carrocería, es importante fijarse en la pintura. Un coche viejo la tendrá bastante desgastada, mientras que los coches nuevos conservan un brillo en el color. Puede ser que el vendedor haya intentado imitar ese brillo con cera, pero el resultado no será el mismo. Puedes comprobar si el coche tiene cera echando agua en la superficie. Si se resbala fácilmente es que está encerado.

De todas formas, ten en cuenta que tener cera puede ser simplemente síntoma de un buen mantenimiento. Pregúntale al vendedor si la cera es la que aún conserva el coche de fábrica o si se la ha aplicado recientemente.

Juntas

Las juntas son las chivatas de los accidentes. Fíjate en que todas encajen para saber si el coche ha tenido un accidente, ya que las reparaciones no consiguen dejarlo perfecto.

Llantas y neumáticos

Es importante que los neumáticos de un coche estén en buen estado, sobre todo para pasar la ITV (o aumentar el riesgo de sufrir un accidente porque no se agarran bien a la carretera). Para saber si el neumático está desgastado fíjate en los relieves o tacos. Estos relieves tienen una profundidad mínima que es de 1,6 mm. Puedes medir esta superficie con el grosor de una moneda. Si los tacos llegan a la superficie o si la moneda es más gruesa, el neumático está desgastado y habría que sustituirlo.

Motor

Será difícil que sepas si el motor está o no en buen estado, pero siempre puedes encenderlo y ver si escuchas ruidos raros o detectas algún fallo; o bien comprobar si está limpio o es un desastre de grasa y suciedad. Aunque lo mejor es que un taller lo revise.

Bajos del coche

¿Sabías que los bajos del coche son la prueba del algodón del nivel de conducción del dueño del vehículo? Si el vendedor ha maltratado el coche cogiendo, por ejemplo, badenes a toda velocidad, podrás verlo en el estado del bajo.

Puertas y lunas

Las puertas deben cerrar a la perfección. Las lunas no deben tener ninguna grieta: con el tiempo, esta podría resquebrajarse aún más y romper todo el cristal del coche. Comprueba también que funcionen los cierres de las ventanas.

Plásticos Interiores

Los plásticos interiores suelen ser un buen indicador para verificar el uso del automóvil. Si el coche ha rodado poco y componentes como las manijas de las puertas, los controles de los reguladores de las ventanas o los botones de elevación de las ventanas son demasiado viejos, es posible que estén mintiendo.

Cinturones de seguridad

Debido a la robustez del dispositivo, este elemento no suele provocar fallos de funcionamiento, pero aun así, hay que comprobar si funciona correctamente y no queda bloqueado ni libre de tensiones.

Suspensiones

Para saber si la suspensión está gastada puedes apoyarte en el capó, hacer fuerza y rebotar. Una mala suspensión rebotará excesivamente.

Frenos

De nuevo, es mejor que compruebe esto un taller, ya que los frenos se comprueban analizando los discos.

Combustible

¿El motor es diésel? Ten cuidado, podría ser un vehículo que no cumple con las medidas de seguridad ecológicas. Además, el diésel sale más caro que la gasolina, ya que está gravado con impuestos especiales.

Cargas del coche

Por último, y más importante, comprueba las cargas del coche. Puedes solicitarlas en cualquier oficina de la DGT y te dirán, entre otras cosas, si el vehículo puede circular, si es robado o si ha tenido algún accidente.