Reclama los vicios ocultos y defectos de un coche de segunda mano

Para más de la mitad de las personas en busca de un vehículo, comprar un coche de segunda mano entre particulares es la mejor opción. No siempre se puede pagar un coche nuevo, y uno de segunda mano en buen estado puede ser una buena opción para el día a día. Pero cuando tienes que comprarlo, surgen los miedos y las dudas: sobre todo con qué pasará si tras la compra de un coche de segunda mano aparecen defectos.

Defectos y vicios ocultos en un coche de segunda mano. ¿De qué estamos hablando?

Pues de todo aquello que sea defectuoso en el coche y que no viste en el momento de la compra porque no estaba visible. Te encuentras con que has comprado un coche de segunda mano y que al poco de tenerlo en tus poder no está en las condiciones que te contó el vendedor. Un vicio oculto es un defecto grave: no es un neumático algo gastado, sino un fallo que no te permitirá utilizarlo -por ejemplo, un problema en la caja de cambios o una alteración en el cuentakilómetros- o que hace que su precio disminuya considerablemente.

Como comprador, lo mejor que puedes hacer para evitar esta situación es analizar bien el vehículo antes de comprarlo. Que no te puedan las prisas: es mejor preguntar todo al vendedor, llevarlo al mecánico o exigir facturas de reparaciones y/o mantenimiento antes de formalizar la compraventa. 

Haz que quede todo reflejado en el contrato de compraventa y léelo bien: por desgracia, se ha dado el caso de contratos en los que se hace renunciar al comprador a reclamar por la vía legal los posibles vicios ocultos en el vehículo. 

Otro consejo para evitar los problemas que acarrea reclamar al vendedor por los vicios ocultos del coche es proteger tu contrato de compraventa de un coche de segunda mano con Bulldoc.

Requisitos para que los defectos de un coche de segunda mano se consideren vicios ocultos

  • Tiene que ser un defecto oculto, no manifiesto o que se encuentre a la vista
  • Como comprador, por tu profesión, no pudiste detectarlo al gestionar la compra. Por ejemplo, un mecánico de vehículos o un perito tendrían difícil reclamar al vendedor defectos graves en el coche de segunda mano, porque se supone que tiene conocimientos para detectarlos
  • Además de ser oculto, lo desconocías en el momento de la compraventa. Si lo hubieras sabido, podrías haber decidido no comprarlo o negociar el precio a la baja con el vendedor, por ejemplo
  • Esos defectos graves tienen que ser preexistentes a la compraventa: es decir, aunque te hayas encontrado con ese defecto después de la firma del contrato, tenía que estar ahí en el momento en el que lo comprabas
  • Como ya hemos dicho, el vicio oculto tiene que ser un defecto que impida que el coche pueda circular correctamente de forma total o parcial, o que haga disminuir su valor en el mercado considerablemente.

Cómo reclamar los desperfectos de un coche de segunda mano

Desde el momento en el que el vendedor te dio el coche, con el contrato firmado, tienes un plazo legal de seis meses para reclamar los vicios ocultos. El Código Civil dispone en su artículo 1.484 que:

El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella […]

Es muy importante que puedas acreditar todos los vicios ocultos, para reclamarle al vendedor su responsabilidad, y los perjuicios que estos te ocasionan. Aunque el vendedor no tuviera constancia de los vicios ocultos, no queda exento de responsabilidad. Necesitarás un informe de un perito o de un taller mecánico que certifique tanto que la avería o desperfecto existe como que es previo al momento en el que compraste el coche.

¿Puedes demostrar los vicios ocultos del vehículo ante el vendedor y la ley? 

Si es así, tendrás dos opciones:

  1. Romper el contrato, y pedirle al vendedor que te abone el importe pagado por el coche. Es lo que se conoce como acción redhibitoria. Si además puedes demostrar que el vendedor era consciente de los desperfectos en el coche de segunda mano cuando te lo vendió, podrás solicitar una indemnización por daños y perjuicios, según se establece en el artículo 1.486 del Código Civil
  2. Solicitar una rebaja proporcional en el importe que hayas pagado por el vehículo en función de los desperfectos, si no impiden que el coche pueda circular pero le hacen perder valor en el mercado. Es lo que se conoce como acción quanti minoris.