El contrato de arras en la compraventa de un vehículo es uno de los documentos más importantes cuando se decide adquirir un automóvil, ya sea de primera o de segunda mano. En este artículo vamos a centrarnos específicamente en las arras de un coche usado, ya que una de las quejas más comunes de los usuarios es que el vendedor no les devuelva las arras si deciden echarse atrás. Si quieres conocer qué dice la ley sobre el tema y descubrir, entre otras cosas, si en un contrato donde se da la señal del coche se deben devolver las arras al comprador cuando deshace el trato, sigue leyendo.

¿Qué es un contrato de arras de compra venta de un vehículo?

Un contrato de arras es un documento que estipula la señal (es decir, las arras) que se han pagado para reservar un bien, en este caso, un coche, y que después se descontarán del precio final del vehículo. Sirven como garantía tanto para el vendedor, que se asegura de que el comprador está realmente dispuesto a realizar la transacción, como para el comprador, que «reserva» así el bien, evitando que el vendedor haga intercambio con terceras personas.

La finalidad de un contrato de arras suele ser darle más tiempo a comprador y vendedor para hacer las gestiones pertinentes: préstamos al banco, trámites para cambiar la titularidad del automóvil, etc. Uno de los malentendidos más habituales se producen cuando el comprador reserva un vehículo a través de una señal para no perderlo, pero sigue buscando otro que pudiera interesarle más.

Las arras también pueden recogerse en un recibo o un documento, que si bien no son un contrato, siguen siendo igual de vinculantes, pues requieren de la firma de las partes, que manifiestan expresamente su interés por llevar a cabo la compraventa.

En cuanto tengas el contrato de compraventa de tu vehículo, protégelo con Bulldoc y evita problemas.

¿Cuál es el porcentaje de arras que se suele pagar en una señal de reserva de coche?

El porcentaje que se suele estipular en un contrato de arras suele oscilar entre el 5 y el 15%. Más concretamente, en el caso de un vehículo suele ser del 10%. Esta cantidad sirve como garantía de reserva para comprador y vendedor. Sin embargo, el precio se puede negociar, siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo.

Así si, por ejemplo, el vehículo es de segunda mano y se vende por 10.000 euros, el vendedor pagará 1.000 en concepto de señal.


González Sastre Abogados

¿Quién se queda con el dinero del contrato de arras?

En un contrato de arras el que se queda con el dinero es el vendedor, que tendrá la obligación de custodiar el dinero hasta que finalice la compraventa, si todo sale según lo acordado.

¿Cómo hacer un contrato de compra venta de un vehículo?

1. Indicar correctamente los datos de comprador y vendedor

Para realizar un contrato de compraventa puedes solicitar la ayuda de un gabinete de abogados o puedes redactar por tu cuenta un contrato entre particulares. Lo cierto es que no es nada complicado, pero si optas por la vía de la autosuficiencia. necesitarás seguir una serie de pasos.

  • Fecha
  • Identificación del comprador y vendedor: Nombre, apellidos, DNI y dirección, como mínimo.
  • Identificación del vehículo.
    • Marca.
    • Modelo.
    • Versión.
    • Color.
    • Número de bastidor
    • Matrícula.
  • Seguro del coche.
  • Precio del vehículo cuando se compró la primera vez y estipulado de la compraventa actual.
  • Estado del vehículo.
  • Firmas

2. Firmar ante notario o entre particulares

No hace falta firmar ante notario para «legalizar» el contrato, basta con que ambas partes firmen, sin embargo se recomienda hacerlo ante notario para tener una garantía extra, a pesar de que aumente los costes.

3. Guardar tres copias del contrato

Por último, guarda tres copias del contrato: una para ti, otra para la contraparte y una última para gestiones futuras, como el cambio de la titularidad del dueño.

¿Cuáles son las arras que se suelen pagar en la compraventa de un vehículo?

Existen tres tipos de arras que la Ley contempla para la compraventa de un vehículo: confirmatorias, penales y penitenciales, siendo las penales las más frecuentes.

Arras confirmatorias

Las arras confirmatorias confirman la existencia del contrato, reforzando así la prueba de que se ha constituido. Dejan en constancia que la compraventa se llevará a cabo, pero se realizan para que el comprador o vendedor tenga tiempo de hacer las gestiones correspondientes. Este tipo de contratos vinculan judicialmente a las partes, ya que es una confirmación de que se va a realizar. Por lo tanto, si alguno se echa para atrás, el otro puede reclamar la obligación de la compra o de la venta.

Esto queda estipulado así por ley, específicamente en el Código Civil, artículo 1.124: «el perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación, con el resarcimiento de daños y abono de intereses en ambos casos. También podrá pedir la resolución, aun después de haber optado por el cumplimiento, cuando éste resultare imposible».

Arras penales

Las arras penales tienen la misma función que las confirmatorias, es decir, obligar a la otra parte a cumplir con el contrato, pero van un paso más allá, ya que también establecen una penalización extra si alguna de las partes se echa para atrás. La penalización debe quedar estipulada en el contrato.

Arras penitenciales

Las arras penitenciales permiten a las partes o a una de las partes rescindir el contrato si así lo desean, a cambio de la pérdida de la cantidad doblada o devolviendo doblada la cantidad recibida. Se estipulan en el artículo 1.454 del Código civil.


Si hubiesen mediado arras o señal en el contrato de compra y venta, podrá rescindirse el contrato allanándose el comprador a perderlas, o el vendedor a devolverlas duplicadas.

Artículo 1454.

Este tipo de arras se recomiendan en caso de que las partes no estén convencidas de la transacción, ya que son las únicas que no obligan a la obligación del contrato.

¿Qué hacer si se incumple un contrato de compraventa de un vehículo?

 Las consecuencias de rescindir un contratos de arras depende del tipo de arras que se hayan firmado.

  • Si fueron arras confirmatorias, la contraparte puede obligar a la otra a cumplir con el contrato y realizar la compraventa, o bien desistirlo pero exigiendo el abono de los posibles daños y perjuicios que se pudieran causar, así como la devolución de la señal, en caso del comprador, o la no devolución de la señal, en caso del vendedor.
  • En caso de arras penales, ocurre lo mismo, pero además la parte perjuudicada podrá solicitar la penalización que se había estipulado en el contrato.
  • Si fueron arras penitenciales, no se podrá obligar a la otra parte a cumplir con la obligación del contrato, pero se perderá el depósito y se pagará la cantidad doblada a la contraparte.

¿Cómo anular un contrato de compraventa de un vehículo?

Por último, si después de sabe lo que dice la ley al respecto, sigue queriendo anular un contrato de compraventa, lo mejor es que intentes llegar a un acuerdo verbal con la otra persona. De esta manera, se podrá considerar el pago de una compensación, si la otra parte acepta. Sin embargo, podría ser que no esté por la labor de colaborar, en cuyo caso habría que resolver el caso en juicio. Aunque, como ves, la parte que se echa para atrás lleva las de perder en un contrato de arras.

Protege tus contratos y olvídate de sorpresas en la compraventa de tu coche o moto