Si el resultado de las obras no te satisface, te explicamos cómo reclamar por reformas en tu casa

La ilusión al planificar las reformas se ha desvanecido ante un resultado que no es el esperado. ¿La calidad de la reforma es más baja de lo acordado? ¿La empresa de construcción no ha respetado lo especificado en el presupuesto? ¿Qué opciones tienes para reclamar cuando no estás conforme con las reformas en tu casa?

¿Puedes gestionar una reclamación por una reforma mal ejecutada en tu vivienda?

Estos son los tres motivos principales por los que puedes gestionar reclamaciones por reformas mal ejecutadas en tu vivienda:

  • Por obras deficientes
  • Por errores en la ejecución de la reforma
  • Por instalaciones mal ejecutadas

Contacta con la empresa o profesional para gestionar una queja por las reformas en tu casa

Si has contratado a una empresa de reformas o a un profesional y no se ha ejecutado la obra correctamente, tienes derecho a formular una queja. Si no cumplen con lo acordado o has detectado irregularidades y seguiste nuestros consejos para hacer reformas en tu casa, envía un burofax a la empresa. Deja constancia formal de tu disconformidad y petición de reparar los defectos lo antes posible. 

En el contrato con la empresa de reformas se habrá establecido un período de garantía para que esta responda ante daños de habitabilidad y de acabados. Lo que puede suceder es que las reparaciones se solucionen tarde.

Acordar el presupuesto, firmar el contrato de reforma y guardar todas las facturas son las tres cosas que te servirán para poder gestionar reclamaciones por reformas en tu vivienda

Puedes llegar a un acuerdo para que cumplan lo que contrataste o bien pueden reparar el daño causado. Si no lo hacen, entonces tienes derecho a denunciar judicialmente. 

Antes de gestionar reclamaciones por reformas en tu vivienda, contacta con un perito

En caso de no llegar a un acuerdo con la empresa de reformas, necesitarás que intervenga un perito para poder demostrar judicialmente que hay diferencias entre lo pactado y la reforma ejecutada. 

El perito será la persona que respaldará tu denuncia, y elaborará un informe pericial con fotografías del resultado de las reformas. Este informe describe a nivel técnico y con exactitud la situación que se ha producido. Además, indaga en las causas, posibles reparaciones que deberían hacerse y sus costes.

¿Cómo gestionar la reclamación jurídica por reformas en tu vivienda?

Para hacerlo necesitarás a un abogado especialista en la materia. La reclamación por obras mal ejecutadas o inacabadas se gestiona ante el Juzgado de lo Civil. El objetivo de demandar a la empresa es obligar al contratista de la obra a que la finalice tal y como la acordasteis. En cuanto la empresa de reformas se niegue a colaborar, abre la vía judicial.

El Código Civil respalda al consumidor en caso de incumplimiento de contrato:

Artículo 1101

Quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas.

Este artículo se engloba en el capítulo del Código Civil sobre la naturaleza y efecto de las obligaciones. Si, como en este caso en el que estás gestionando reclamaciones por reformas en tu vivienda, se demuestra que la empresa no ha cumplido con sus obligaciones, estará obligada a indemnizarte. 

También puedes reclamar daños y perjuicios: no haber podido vivir en la vivienda por el mal estado de las obras y haber tenido que alquilar otra vivienda, o incluir los gastos de perito y abogado.

El precio de denunciar una obra mal ejecutada puede ser muy bajo. Y el tiempo que perderás será mínimo si Bulldoc se encarga de gestionar las reclamaciones por reformas en tu vivienda.

El presupuesto, contrato firmado por ambas partes, facturas, cualquier e-mail que hayas intercambiado con la empresa de reformas para comentar la disconformidad, el burofax de la reclamación, y el informe pericial servirán de pruebas cuando tu demanda llegue a juicio. Son pruebas imprescindibles para ganar tu juicio y recibir una indemnización.