Reformar tu casa pasa por contar desde el primer momento con una buena planificación y elegir la mejor empresa de reformas. Y por tener paciencia.

Hacer reformas en tu casa tiene más ventajas de las que te imaginas. Puedes adaptarla a tu gusto de arriba a abajo por menos de lo que te costaría comprar un piso nuevo. Las obras y los obreros pueden acabar con tu paciencia, pero si lo tienes todo bien planificado conseguirás que tu casa reformada incremente su valor -puedes revalorizar tu casa aproximadamente un 20 %- y mejore la calidad de vida de los habitantes.

¿Por qué hacer reformas en tu casa?

  • Para mejorar el confort, la accesibilidad, el estilo y la calidad de vida, cuando se trata de pisos antiguos
  • Para añadirle una nueva funcionalidad, ampliar espacios o modificar la distribución: ¿necesitas un vestidor? ¿Quieres transformar la galería para ganar más espacio en la cocina? ¿Le prometiste a tus hijos una zona de juegos?
  • Porque al hacer reformas en tu casa buscas ahorrar en suministros y eficiencia energética
  • Porque vas a venderla y hacer reformas en tu casa te ayudará a venderla en menos tiempo y a mejor precio. Si es así, centra tu reforma en la cocina y el baño.

Sea cual sea tu motivo, se trate de una reforma parcial o total, necesitas contar con una buena empresa para que tenga en cuenta tus requerimientos y sea capaz de supervisar y gestionar los diferentes trabajos que comportan hacer reformas en casa.

¿Cómo elegir una empresa para hacer reformas en casa?

Después de hacer el listado de requerimientos basado en tus necesidades reales, lo importante es saber qué dinero tienes disponible para hacer reformas en tu hogar. Puedes pedir presupuestos detallados por partidas a tres o cuatro empresas con amplia experiencia y calidad contrastada, para poder comparar. Estas empresas de reformas te harán presupuestos sin compromiso, y como criterios para elegir, aparte del precio y el tiempo que durará la reforma, ten en cuenta la confianza que te inspire la empresa:

  • ¿Te ofrecen todos los seguros (por ejemplo, de responsabilidad civil) y aspectos legales que garanticen la obra? Por ejemplo, ¿te indemnizarían en caso de que existiesen retrasos?
  • ¿Te pueden orientar en todas las fases de tu reforma?
  • ¿Cuentan con una amplia trayectoria profesional y buena reputación?
  • ¿Cuántos años de experiencia tienen?
  • ¿Qué otros proyectos de reformas en casas han hecho?

Exige todas las garantías, un contrato de reforma firmado por ambas partes antes de empezar a hacer las reformas en tu casa y que también queden por escrito posibles modificaciones relevantes en el planteamiento inicial.

Una buena empresa de reformas te asesorará incluso al solicitar la licencia municipal de obras para hacer las reformas en tu casa. También te podrá orientar para conseguir algún tipo de ayuda o subvención municipal o autonómica para el coste del permiso de reforma o de parte del coste de la misma. Para ello, y por su seguridad, pide siempre que te hagan las facturas incluyendo el IVA. Aparte de para poder recibir ayudas, serán documentos que te servirán para reclamar si al hacer la reforma en tu casa algo no salió bien.

Con el contrato o con la factura podrás proteger las reformas en tu casa con el seguro de Bulldoc. Olvídate de problemas.

¿Cómo hacer reformas en casa sin complicaciones?

Estos son los puntos clave que siempre debes tener presentes al hacer reformas en tu casa:

Valora todas las implicaciones de hacer reformas en tu casa

De esta manera sabrás en qué momento la obra te puede dar menos problemas. Al planificar bien las reformas en tu casa, piensa bien todas las implicaciones para aprovechar la situación. Por ejemplo, si solo tenías pensado cambiar el suelo y poner armarios nuevos en la cocina, pero sabes que las tuberías y la instalación eléctrica es antigua, ¿por qué no hacer ya estos cambios para evitar tener que levantar el suelo y quitar los armarios en el futuro?

Escoge una única empresa para hacer las reformas de tu casa

Si vas a necesitar hacer obras de fontanería, pintura, lampistería, etc., es mejor tener una única empresa que haga todos los trabajos. Con ello no solo conseguirás un precio más ajustado, sino que podrán confiar en que la coordinación entre estos profesionales será más efectiva.

Pero no olvides que si hay algo que te disgusta de la reforma, lo mejor es hablarlo con la empresa y los operarios lo antes posible. Quieres que la casa quede a tu gusto, y es preferible asumir desde un primer momento consecuencias económicas y técnicas al solicitar cambios que arrepentirte una vez esté todo hecho y no haya vuelta atrás.

Albañil estudiando un plano para la reforma del hogar

Deja por escrito todo lo que implique la reforma de tu casa 

Aunque sea una obra menor, ten siempre el contrato y las facturas firmadas para que te sirvan de prueba ante posibles problemas o desperfectos. Por ejemplo, cuando solicites el presupuesto, haz que consten los siguientes datos, antes de firmarlo por ambas partes:

  • Dirección y NIF de la empresa de reformas
  • Fechas de inicio y fin de las obras
  • Precio completo de la reforma, haciendo constar los impuestos correspondientes y la forma de pago
  • Plazo de garantía y cómo reclamar. Pide de forma expresa una garantía por las obras
  • Descripción detallada de los trabajos por partidas, de las superficies, de los materiales y calidades que se van a emplear. Si ya sabes la marca y el modelo de los materiales, es mejor que quede especificado a ese nivel
  • Las obligaciones a las que la empresa de reformas se compromete por la obra (reparación de daños, limpieza de las zonas comunes de la finca, etc.).

Fija por escrito una fecha de finalización de las reformas en tu vivienda

Cuando ya tengas seleccionado el presupuesto, inclúyelo como anexo en el contrato de las obras. Este contrato debe fijar una fecha de finalización de la reforma. Si se supera esta fecha, la empresa de reformas tendrá que pagar una penalización.

Adelanta un máximo del 30 % del importe de la reforma

Al hacer reformas en tu casa, la empresa te solicitará que pagues una entrada que cubra la compra de los materiales de construcción. Este importe no debería superar el 30 % del presupuesto total. Acuerda el resto de pagos a la finalización de determinadas partidas del presupuesto y deja siempre una cantidad pendiente de pagar para el final de la reforma.

Solicita permiso a la comunidad de vecinos si vas a hacer reformas importantes

Aparte de avisarles de los horarios y plazos de las obras, necesitarás el consenso de la comunidad de propietarios si vas a hacer reformas en tu casa que afecten a la estructura del edificio, a la fachada, al cambio de uso de la vivienda, o a los elementos comunes.

Además, si vas a hacer reformas en casa que afecten a tabiques, tendrás que pedir al presidente de la comunidad o al administrador de la finca un plano real del edificio. Así tanto tú como tu empresa de reformas sabréis si la vivienda ha sufrido modificaciones tras el proyecto inicial que se tengan que considerar, y podrás valorar si es necesario que un arquitecto haga levantamiento de plano para saber qué pilares y paredes puedes tirar, o saber si es posible redistribuir sin problemas cañerías o instalaciones eléctricas.

La seguridad al hacer reformas en tu casa es importante, en muchos aspectos, y más relevante a día de hoy con la crisis del coronavirus. Se trata de que las reformas te aporten bienestar, un beneficio y que la relación con la empresa de reformas sea lo más cordial y eficiente posible.