Si vas a hacer obras en casa, sigue estos consejos y el constructor no te podrá cobrar de más

El no formalizar un contrato cuando vas a realizar una reforma menor o mayor en tu vivienda te puede acarrear muchos problemas. No te compensa, por intentar ahorrar en impuestos, hacer las cosas mal: pide presupuesto, contrato de obra y factura legal a tu contratista. Cuando el constructor te quiera cobrar de más (con razón o sin ella, habiendo actuado de mala fe o por un error en los cálculos), lo tendrás complicado para reclamar sin un contrato.

Reformar tu casa sin contrato de obra: cuando llegan los problemas

Empezar las obras de reforma sin haber firmado un contrato con la empresa constructora supone que empiezas una reforma sin ningún tipo de garantía para ti. Por ejemplo, si se inicia sin que se hayan solicitado las licencias o permisos correspondientes, la responsabilidad sería tuya. Reformar tu casa sin contrato de obra no es solo un problema si el constructor te quiere cobrar de más: estarás poniendo en riesgo la vivienda y tu propia seguridad jurídica.

No te cubrirá ninguna garantía en caso de que no se cumplan los plazos de ejecución, en caso de que el constructor te quiera cobrar de más. Ni tampoco contarás con una solución en caso de imperfectos al finalizar la reforma. Además, tanto la empresa como tú os estaréis exponiendo a que la Agencia Tributaria os multe por fraude.

Necesitas protegerte con algo más que un acuerdo verbal a la hora de iniciar una reforma

Y es que cuando dejas a una empresa hacer reformas en tu piso o casa, aunque no haya habido un contrato previo, se entiende que has dado conformidad a que se hagan las obras. Y, por ejemplo, el haber hecho adelantos en el pago también se puede volver en tu contra y darle la razón a la empresa de reformas.

Imáginate que has llegado a un acuerdo verbal con la empresa constructora, y en el momento de saldar el último pago por las obras te das cuenta de que lo que tienes en casa son chapuzas y un presupuesto disparado. El contratista puede decidir hacer una factura legal, que indique que la obra está finalizada, y reclamarte el pago de lo que, desde su punto de vista, le debes. Si puede demostrar que los trabajos han sido realizados, si fuera necesario con un perito, ¿cómo podrías actuar para evitar que el contratista te quiera cobrar de más?

Ejemplo de un contrato de obra
Ejemplo de un contrato de obra. Fuente: Milejemplos

Cómo evitar que el constructor te quiera cobrar de más

La fórmula ideal es contar siempre con estos documentos firmados de mutuo acuerdo por tu parte y por parte de la empresa constructora: Presupuesto + Contrato de obras + Factura. Para evitar que el constructor te quiera cobrar más, es tu obligación asegurarte de lo que estás firmando y aceptando respecto al:

  • Precio
  • Trabajos a realizar
  • La calidad de los materiales a utilizar
  • Al plazo de finalización o entrega de las obras.

En empresas de reformas de dudosa profesionalidad nos encontramos con que emiten un presupuesto a la baja para que el cliente los contrate. Al finalizar la reforma reclaman la diferencia en materiales o trabajos no detallados en el presupuesto, para ‘recuperar’ dinero. De ahí la importancia de que lo leas bien. El que una empresa de reformas no avise con antelación de los trabajos fuera de presupuesto te puede perjudicar a ti directamente.

¿Qué datos tienen que constar en un presupuesto de obras o reformas?

El presupuesto inicial tendría que ser un documento válido y vinculante, para bien y para mal de cliente y empresa de reformas. Aunque puede ser que en el contrato de obras exista alguna cláusula donde se especifique que, en caso de que quieras modificar algunos de los materiales acordados o añadir algún trabajo más, el presupuesto y el contrato firmados no serán a precio cerrado y se modificarán para contemplar estos cambios. 

Antes de aceptar un presupuesto por reformas u obras en tu vivienda y firmarlo por ambas partes, asegúrate de que consten los datos que reflejarán las obligaciones y responsabilidades de la empresa, y las tuyas como cliente:

  • Datos fiscales de la empresa de reformas o constructora
  • Datos personales del cliente
  • Fechas de inicio y finalización de la reforma u obra
  • Precio completo de las obras, con desglose de impuestos que apliquen e indicación de la forma de pago
  • Plazo de garantía de la reforma y cómo reclamar. Aquí es importante que solicites de forma expresa a la empresa de reformas una garantía por las mismas. Así sabrás qué tiempo tienes para reclamar sin coste adicional una vez las obras estén acabadas
  • Descripción detallada de los trabajos por partidas, fases, superficies y calidad de los materiales
    • Aquí podría aparecer la cláusula que permita añadir cambios en los materiales o trabajos establecidos, lo que implicaría una modificación en el presupuesto, en el contrato de obra y en la factura final
  • Las obligaciones a las que la empresa se comprometerá (por ejemplo, la limpieza de zonas comunes del edificio, o la reparación de posibles daños, la petición de permisos de obras).

Cuando tengas el contrato de obras / reformas firmado por ambas partes, protégelo con Bulldoc. Evita que el constructor te quiera cobrar de más.

Como persona que contrata la reforma, tienes que estar informado en todo momento de cualquier posible cambio, y ser quien decide aprobarlo o no. De ahí la importancia de que los presupuestos y los contratos de obra estén firmados por ambas partes. El que haya una nota en el presupuesto que indique que los precios o los trabajos son los que se reflejan en el documento “salvo error u omisión” no da derecho a la empresa de reformas a modificar el acuerdo sin tu consentimiento.

El constructor te quiere cobrar de más porque tú no has cumplido con tus obligaciones y responsabilidades

Sí, esto puede suceder. El contrato es bidireccional y atribuye obligaciones y responsabilidades a la empresa de reformas, pero también a ti como cliente. Así, por ejemplo, si se ha marcado un plazo para que escojas los materiales y no los cumples, con lo que las obras se retrasan, no facilitas el trabajo de los operarios, o no cumples con los plazos de pago, el constructor puede tomar acciones legales para reclamar por incumplimiento del contrato.