Poner un precio al servicio que desarrollas es algo vital para tu negocio, pero el cómo hacerlo no siempre es fácil

¿Crees que podrías mejorar tu remuneración como autónomo o empresario? ¿Sientes que tu negocio no es todo lo rentable que debería o que no cobras lo justo? Cómo poner precios a tus servicios profesionales, fijarlos o aumentarlos de forma correcta para ti y para tus clientes es necesario. Aunque el precio no lo sea todo.

Fijarte sólo en la competencia no sirve para establecer tus tarifas

Analizar a tus competidores y ver qué precios ofrecen por servicios similares genera una visión irreal de tu negocio. El precio de tu competencia es irrelevante si tú ofreces un valor añadido superior al de tus rivales, que te permita subir y flexibilizar el precio para tus clientes.

Además de tener claro tu valor añadido, cuando pienses en cómo poner un precio correcto a tu servicio ten en cuenta también que es importante que seas capaz de transmitir sus beneficios a corto y largo plazo. 

Piensa que si pones un precio demasiado bajo te será muy difícil ganarte la vida. Y si lo pones demasiado alto sin ofrecer valor añadido y beneficios, harás que se alejen posibles clientes. Si no sabes cómo poner un precio correcto a tu servicio puedes limitar el crecimiento y la rentabilidad de tu negocio.

cómo poner precio a un servicio

Factores para acertar al poner el precio a tus servicios

Calcular el precio correcto de venta de un servicio es complicado porque estamos hablando de un intangible. A la hora de decidir la estrategia de precios de tu catálogo de servicios, primero plantéate las respuestas a estas preguntas:

  • ¿Qué objetivos quieres conseguir?
  • ¿Cuál es tu experiencia y tus conocimientos en lo que ofreces?
  • ¿A qué clientes te diriges?

Entiende los costes y su impacto sobre los precios de cada uno de los servicios que ofrezcas. Te servirá para maximizar tu beneficio y quitar de tu catálogo los servicios que no sean rentables.

Analizar el precio que ofrecen tus competidores te servirá para elegir en qué lugar quieres posicionarte respecto a ellos. Puedes incluso apostar por ofrecer múltiples opciones a diferentes precios. El objetivo es cubrir diferentes niveles de precios para diferentes tipos de clientes, abarcando así diferentes cuotas de mercado y mostrando todo lo que puedes hacer.

Por último, no olvides la calidad de tus servicios. Tienes siempre que ofrecer una experiencia excepcional que añada valor a tu oferta. Un cliente contento y satisfecho seguirá contigo más tiempo. La calidad también se demuestra poniendo en valor cómo tus servicios van a beneficiar a tus clientes, cómo van a solucionar sus problemas. Y aquí entra en juego la creación de una relación de confianza: si un cliente ve que sabes cómo puedes ayudarle y cómo, serás su principal prioridad.

Si aportas valor y confianza a tus clientes, seguro que te pagarán lo que valen tus servicios y cumplirán con sus pagos. Invierte tu tiempo en lo más importante de tu negocio y asegura con Bulldoc el cumplimiento de tus clientes.

Si eres un profesional experto en tu área, tu autoridad afecta también a cómo poner un precio correcto a tu servicio. Si aún no lo eres, lucha por serlo, para que las personas te escuchen y estén dispuestas a pagar por tus soluciones.

Pasos para poner un precio a tus servicios

Teniendo estos factores en cuenta, te proponemos los siguientes pasos para poner un precio correcto a tu servicio:

  1. Elabora un análisis de los precios de tus servicios, incluyendo los costes fijos y los variables. Recuerda: si tus tarifas están por debajo del coste de las ventas, tu negocio nunca será rentable ni sostenible.
  2. Incluye tu salario al evaluar el precio a poner
  3. Añade una cantidad adicional que represente el margen de beneficio que quieres conseguir
  4. Haz un benchmark para tenerlo como dato: identifica a los competidores de tu sector que ofrezcan productos o servicios similares al tuyo
  5. Conoce a tus clientes y posibles clientes: a partir de su comportamiento, necesidades, motivaciones, información sociodemográfica y socioeconómica. Así sabrás cuánto estarían dispuestos a pagar tus clientes potenciales por tus servicios
  6. Pero no te quedes solo en el precio: pregúntate si tu cliente puede y va a pagar por tus servicios. Aquí entran en juego tu propuesta de valor, los beneficios reales y tangibles. Si les ofrece un alto valor, estarán dispuestos a pagar más. Al plantearte cómo poner un precio correcto a tu servicio, verás que tus precios estarán ligados al valor, y no al coste (eso no quita que debas analizar los costes de ofrecer tus servicios)
  7. Trabaja una correcta comunicación del beneficio de tus servicios: ¿por qué tendrían tus clientes que apostar por tu oferta?
Protege el cobro de tus proyectos