Ser tu propia jefa o jefe te puede ocasionar problemas habituales por ser autónomo

Cuando por fin te das de alta como autónomo, quienes no saben de qué va esto te felicitan y te dicen que ahora podrás organizar tu tiempo y decidir con quién trabajar. Pero darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos no viene de regalo con el súper poder de la organización del tiempo ni una cartera llena de clientes al gusto. Este artículo es para autónomos principiantes pero también para veteranos que se identificarán con los problemas habituales de ser autónomo.

Problema 1 de ser autónomo: los asuntos económicos y financieros

Llegaste con tu plan de negocio debajo del brazo, o al menos con la idea de con qué te querías ganar la vida por tu cuenta. Superaste todos los trámites y requisitos para hacerte autónomo por primera vez, con paciencia y tesón. Cuando abriste el bolsillo y colocaste la hucha, te encontraste con estos problemas de ser autónomo:

Ser autónomo es un problema para acceder a la financiación para tu actividad

A pesar de que hay líneas específicas de financiación, es poco probable que los bancos puedan cubrir todas tus necesidades para poner en marcha o hacer crecer tu negocio. Y casi imposible que puedas acceder a inversores privados y business angels. 

Además, para conocer las opciones de financiación que podrían estar a tu alcance, necesitarás haberte preparado con una base sólida de conocimientos financieros, sobre tu mercado, tus objetivos y estrategias.

Se dice que la economía de los autónomos es como la economía egipcia porque tienes una mano intentando recoger ayudas y la otra mano viendo cómo se te va todo el dinero pagando impuestos.

Morosidad + impuestos = Falta de liquidez

Otro de los problemas frecuentes de ser autónomo es encontrarse con clientes que tardan demasiado tiempo en pagarte, mientras tú vas avanzando los impuestos, como el IVA, por esos trabajos ya facturados. Y luego está el problema de la morosidad: aparte de no tener tu dinero, te encuentras con que tienes que perder tiempo y recursos en perseguir a tus clientes para cobrar las deudas.

Esto tiene fácil solución: deja que nos ocupemos del cumplimiento de los pagos y tú te puedas centrar en tu negocio. Protege tu contrato o factura con Bulldoc.

Estos dos aspectos, junto al estancamiento del mercado, generan un problema aún mayor: la falta de liquidez. No puedes permitirte no hacer frente al pago de la cuota de autónomos, de los materiales que necesitas, del alquiler de tu local, el pago de impuestos o de tu gestor, gastos que genera tu actividad. Si no puedes cubrirlos podría ser el fin de tu negocio, y también el inicio de tu endeudamiento personal.

Problema 2 de ser autónomo: la gestión del negocio

Los recursos humanos cuando tú eres el único humano del negocio

Para las personas que trabajan como freelancers les es muy difícil poder contratar, poder dar estabilidad laboral a esa persona y ofrecerle un salario y beneficios sociales dignos para no perderla. Los costes laborales asociados a una contratación son demasiado elevados y representan una desigualdad de condiciones respecto a las empresas. Así que hacer crecer el negocio con más manos está reservado para las personas que primero se han llenado de callos las suyas propias.

Cena de empresa de autónomos: cenas solo

Acceso a la tecnología

Renovar el equipo informático ya puede suponer un drama. Por eso en el colectivo de trabajadores autónomos encontramos un bajo nivel de implantación de nuevas tecnologías: no solo por falta de dinero…

Reciclarse o morir: la formación continua

… sino que a veces no pueden implementar nuevas tecnologías o herramientas que mejorarían su rendimiento y productividad porque no tienen tiempo para formarse siendo autónomos. El tiempo para formarte seguramente lo destinarás a gestionar el negocio.

Pero será como el pez que se muerde la cola, porque si no te formas, ¿cómo vas a enfrentarte a la competencia? Saca tiempo para hacer micro cursos online o intenta hacer encuentros con colegas para compartir conocimientos en diferentes aspectos o áreas. La formación es importante para implantar sistemas de calidad en tu actividad, así como para tener recursos para idear nuestras estrategias de negocios y así impulsar tu actividad.

La (maldita) competencia

Cada vez hay más competidores, más grandes que tú, que se hacen con tu cuota de mercado ofreciendo mejores precios. Junto con todos los problemas que un autónomo se encuentra para gestionar su negocio, la única manera que te queda para competir es flexibilizar tus horarios y reducir tus precios.

La gestión administrativa

En los últimos años puedes encontrar muchas herramientas digitales u online que simplifican los procesos de facturación, gestión del stock, contabilidad, la atención al cliente, etc. Pero para la mayoría del colectivo de autónomos la gestión administrativa sigue siendo una tarea muy compleja de abordar. Por suerte, puedes dejarlo todo en manos de una gestoría o asesoría para cumplir con tus obligaciones y el pago de impuestos, entre otras tareas.

Problema 3 de ser autónomo: eres una persona

Los problemas personales derivados de ser autónomo afectan a la mitad del colectivo en España. Conciliar vida profesional y personal es otro problema, porque el día a día deja muy poco tiempo para la desconexión. Marca con una X cuál de estos has sufrido en algún momento:

Desprotección social en situaciones de paro, jubilación y enfermedad

Esto es lo que más desalienta a las personas a hacerse autónomos, ya que contarás con menores protecciones que los trabajadores por cuenta ajena. Además, tres de cada cuatro autónomos se acogen a la cotización mínima para poder contar con liquidez. Este pan para hoy es un hambre para mañana, porque en el caso de tener que coger una baja laboral o cobrar una pensión de jubilación las prestaciones son bastante menores que para los trabajadores por cuenta ajena. 

Hay soluciones para el paro de trabajadores autónomos, pero las condiciones, de nuevo, no son iguales a las de los trabajadores por cuenta ajena. Tendrías que pagar más de tu cuota de autónomos y sin garantía de que puedas percibirlo.

A los trabajadores por cuenta ajena nos han quitado todos los beneficios. Los autónomos no tienen apenas ninguno. Abraza a un autónomo.

Estrés, soledad y aislamiento social

Sí, conseguir una aceptable calidad de vida como autónomo va a ser un problema. Olvídate del mes entero de vacaciones, por ejemplo. Al tener que hacerlo todo tú es posible que se conviertan en habituales las situaciones de tensión y estrés. En el caso de que trabajes desde casa, desconectar es algo que necesitas pero que se te hará muy difícil. 

Y es muy importante que intentes encontrar esos momentos de desconexión porque tanto emprendedores como autónomos se pueden ir aislando por la falta de tiempo. Y ya no solo de tus seres queridos, sino también de otros profesionales como tú con los que podrías asociarte para mejorar vuestras condiciones o aprender los unos de los otros.

Desprotección del patrimonio privado

Como autónomo pones en juego tu patrimonio personal en el desarrollo de tu actividad. A nivel legislativo o normativo se intenta proteger al autónomo de que pierda todo, pero sigue sin tirar adelante la figura del autónomo o emprendedor de responsabilidad limitada o la Ley de Segunda Oportunidad, para que a pesar de la quiebra de tu proyecto puedas rehacer tu vida y lanzarte a poner en marcha nuevas ideas.

Si bien es cierto que en los últimos años la sociedad y las administraciones públicas están reconociendo el importante papel del colectivo de autónomos en la construcción y mantenimiento del tejido socioeconómico, aún queda mucho por hacer. No queremos desanimarte con este artículo, porque sabemos que si ya te has lanzado a emprender por tu cuenta es que cuentas con esa voluntad de resolver todos estos problemas habituales y darles la vuelta para que se conviertan en oportunidades para ti.