Vivir de alquiler no significa estar desprotegido: conoce tus derechos como inquilino

Lo que siempre se pone sobre la mesa cuando firmas el contrato de alquiler de una vivienda son las obligaciones que tienes como arrendatario. Pero, ¿sabes qué derechos tiene un inquilino en España? Conocerlos puede ayudarte incluso a conseguir una mejor negociación en el primer contrato de alquiler o en sucesivas prórrogas.

6 derechos que como inquilino de una vivienda de alquiler te interesa saber

… y que el propietario del inmueble debe respetar:

Puedes negociar el precio del alquiler 

Ambas partes pueden pactar antes de firmar el contrato la duración del mismo, así como el importe a pagar cada mes. 

Mientras dure el contrato, solo puede actualizarse el importe una vez al año y en los términos pactados por inquilino y propietario. La revisión solo se actualiza con el IPC en caso de que así se haya pactado previamente.

También es tu derecho como inquilino finalizar el contrato

Respecto a la duración, como inquilino tienes derecho a dar por terminado el contrato una vez transcurridos seis meses desde la firma del mismo, aunque hayas firmado para un año o más. Para ello, tienes que avisar al propietario con al menos 30 días de antelación y tener en cuenta si en el contrato se acordó algún tipo de indemnización por esta salida anticipada.

Si deseas prorrogarlo, puedes hacerlo en los términos que establecieras en tu contrato del alquiler. No obstante existen excepciones por las que el propietario podría reclamarte la vivienda si la necesita para uso propio o de un familiar directo. Puedes consultar la Ley 4/2013 de Medidas de flexibilización y fomento del mercado de alquiler de viviendas, que modificó la antigua Ley de Arrendamientos Urbanos para conocer todos los pormenores.  

No esperes a estar a malas con el propietario: protege tu contrato de alquiler en cuanto lo firmes y reclama sin coste cuando no respete tus derechos como inquilino.

El propietario no puede entrar en la vivienda sin el consentimiento del inquilino

La firma del contrato de alquiler conlleva que el propietario pierda el derecho a entrar en esta cuando quiera. Si lo llegara a hacer, podrías solicitar al juzgado la resolución del contrato; e incluso denunciarle.

La Constitución española recoge, en su artículo 18.1, que:

“El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin el consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito”.

Puedes romper el contrato de alquiler si el propietario quiere hacer obras de mejora

Aquí son importantes los tiempos:

  • El propietario tiene derecho a realizar reformas en su piso, si son de mejora y no pueden esperar a que se acabe el contrato. Para ello, debe avisar al inquilino con tres meses de antelación.
  • Uno de tus derechos como inquilino es desistir el contrato si no quieres tener que lidiar con esas obras mientras estás en la vivienda. Tienes un mes para notificar el desistimiento del contrato de alquiler al propietario desde la fecha en que te notifique que quiere hacer obras.
  • Si así lo haces, el contrato se romperá en dos meses, durante los cuales el propietario no podrá hacer esas obras.

El propietario debe encargarse de las reparaciones

Si hay filtraciones de agua, se rompe una puerta o se produce un problema con la instalación eléctrica, y como inquilino no has sido el causante, tienes derecho a que el propietario corra con los gastos de reparaciones que mantienen la vivienda en un funcionamiento y estado de habitabilidad adecuados. Y no te podrá subir la mensualidad alegando que ha tenido que pagar esas reparaciones. La rotura de un electrodoméstico u otros elementos del inmueble por uso ordinario sí que tendrá que costearla el inquilino.

Devolución de la fianza

El propietario tiene un mes para devolver al inquilino la fianza si la vivienda es entregada sin desperfectos ni deudas de suministros o de pagos del alquiler. Los conflictos pueden venir al establecer qué se considera o no deterioros por el uso normal de la vivienda: estos nunca deberán ser motivo para que el propietario no te devuelva tu fianza. Si se da este caso, estás en tu derecho de reclamar tu fianza de alquiler.