Todo sobre la fianza de alquiler y cómo reclamar su devolución

La devolución de la fianza de alquiler de una vivienda siempre trae tiras y aflojas entre el propietario y el inquilino. En ocasiones, el propietario ve desperfectos donde no los hay (o son cosas inevitables del uso cotidiano). En otras, el inquilino quiere pedir la devolución de la fianza cuando ha causado destrozos. Para evitar los malos entendidos, lo mejor es conocer los requisitos para devolver o recibir este depósito y qué pasos seguir en caso de tener que reclamar la fianza del alquiler al propietario.

Antes de reclamar la fianza del alquiler

La mayor preocupación que tiene un inquilino cuando acaba un contrato de alquiler es poder recuperar la fianza que entregó al firmar el mismo. Y es que estamos hablando de poder recuperar una mensualidad de la renta de alquiler siempre que no se hayan abonado garantías adicionales, en cuyo caso sería aún más dinero-, una buena ayuda para establecerse en un nuevo piso.

Tómate las siguientes obligaciones como consejos para recuperar la fianza de un piso de alquiler:

  • Cumple con el contrato: has acordado una serie de condiciones con el propietario mientras dure el tiempo del alquiler. Revísalo para saber si estás cumpliendo con todas las condiciones que pactaste al firmar el contrato 
  • Avisa en tiempo y forma de que vas a irte de la vivienda. Tienes tus derechos como inquilino, pero, por ejemplo, no puedes abandonar el piso cuando quieras y menos sin avisar al propietario: debes avisarle por escrito con 30 días de antelación, como mínimo
  • Conserva y cuida el inmueble, como si fuera de tu propiedad. 
    • Para recuperar la fianza del alquiler no abandones la vivienda, porque tienes que devolverla en el mismo estado en el que te la entregaron. Arregla los desperfectos que hayas causado
    • Cuando estés planeando dejar el piso, asegúrate de revisar las paredes, mobiliario, así como la limpieza del baño y la cocina (y del resto de la casa)
    • Debes devolver las llaves sin efectos personales y con el mobiliario u otros elementos que le sean propios
  • Paga la mensualidad del alquiler y las cuotas de los suministros (luz, agua, Internet, gas, etc.). Facturas y pago de las rentas al día.

Si como inquilino no cumples alguna de estas obligaciones, el propietario, al finalizar el contrato de alquiler, puede retenerla. O lo que es lo mismo: no devolvértela. 

Evita penalizaciones injustas: protege tu contrato de alquiler con Bulldoc y podrás reclamar en un minuto la devolución de la fianza. 

Tenemos que entender entonces que la fianza se establece como obligatoria por ley para garantizar al propietario el cumplimiento de todas las obligaciones del inquilino, tanto por lo que hace referencia a las obligaciones económicas como a las de hacer un buen uso de la vivienda alquilada. Aunque ambas partes no la hayan establecido en el contrato, el propietario está obligado a depositar el importe de la fianza en la comunidad autónoma correspondiente.

Esquema fianzas y garantías adicionales. Elaboración: Idealista / Fuente: Sepin

Un error común es pensar que el propietario solo tiene 30 días naturales para devolver la fianza: la Ley de Arrendamientos Urbanos no señala ningún plazo al respecto, así que lo mejor es reflejar este plazo en el contrato de alquiler, para que la devolución se haga en un período de tiempo acordado por las dos partes. 

La única disposición que hace la Ley de Arrendamientos Urbanos y que puede servir de referencia es que en caso de que el propietario tarde más de 30 días desde la finalización del contrato en devolver la fianza, deberá abonar los intereses legales que correspondan. 

¿Cómo reclamar la fianza del alquiler cuando el propietario se niega a devolvértela?

Has cumplido con tus obligaciones y tus derechos como inquilino. Hace semanas que entregaste las llaves: se acabó el contrato, estás al día de los pagos y no hay daños en el piso que sean atribuibles a ti como inquilino. A pesar de todo, el propietario se niega a devolverte tu dinero. Llega el momento de reclamar tu fianza de alquiler.

La primera opción es hablar con el propietario y explicarle la situación. La segunda opción es enviar un burofax al propietario para reclamar la devolución de la fianza del alquiler. Mediante este documento queda constancia de que como inquilino has hecho una reclamación sin ir a juicio. Y es posible que solo con esto soluciones el problema. 

Si a pesar de ello el propietario se niega a devolver la fianza, el burofax te permitirá acreditar en el juzgado el envío de la reclamación de la fianza de alquiler, cuándo y a quién se le envió. Y es que si no se llega a un acuerdo extrajudicial, toca tomar acciones legales.

Es la tercera opción, en el caso de que en tu comunidad autónoma no exista algún servicio de intermediación para reclamar la fianza del alquiler. Y lo primero es determinar el importe de la fianza de alquiler a reclamar. Esto marcará cómo denunciar y si necesitas abogado o no:

  • Si el importe a reclamar supera los 6.000 €, se decidirá si procede o no la devolución de la fianza en un juicio ordinario. No te irás del juzgado con una resolución al momento, como sucede en el caso de un juicio verbal.

Prepárate desde el primer momento para defender tus derechos

  1. Al entrar en el piso, revísalo. Si hay imperfecciones, notifícalas al propietario mediante un burofax, para que quede constancia. Haz fotografías y guárdalas junto al contrato de alquiler
  2. Antes de entregar las llaves, haz que el propietario compruebe que todo está en perfectas condiciones. Es conveniente que ambas partes firméis un documento en el que conste que a la entrega de la vivienda por parte del inquilino el propietario o arrendador la ha revisado y no ha apreciado daños en la misma ni en el mobiliario
  3. ¿El propietario no quiere ir a revisar el piso o al verlo surgen discrepancias? Haz fotografías cuando vayas a dejar la vivienda, e invita a algún vecino o conocido a que la vea. Te podrá servir de testigo.

Sigue todos estos consejos y pasos para tomar precauciones y evitarás que el propietario tenga motivos para quedarse con tu fianza.

Para evitar sorpresas, asegura tu contrato de alquiler. Protégete con Bulldoc